Seguidores

viernes, 15 de agosto de 2014

CAMINO DE SANTIAGO: CAMINO VASCO DEL INTERIOR. 5ª ETAPA: SALVATIERRA-VITORIA (18/7/2014)



Esta etapa transcurre prácticamente por la Llanada alavesa, por lo que su longitud no es un excesivo problema dado el escaso desnivel de la misma. Caminaremos por carreteras locales, caminos rurales y atravesaremos pequeños pueblos y aldeas sin servicios, por lo que es conveniente abastecerse en Salvatierra. Los paisajes que nos acompañarán en todo el camino estarán dominados por el cereal, los girasoles, la remolacha...ocupando las pequeñas ondulaciones que el terreno forma en la llanada alavesa.

5ª ETAPA: SALVATIERRA/AGURAIN-VITORIA/GASTEIZ (28 KM, 7 horas)

Localidades por las que pasaremos durante la ruta: Salvatierra/Agurain, Gazeo, Ezkerekotxa, Elburgo, Villafranca, Argandoña, Arcaia, Elorriaga y Vitoria/Gasteiz.

Como en todas las etapas, sobre las 5 tocan diana. De esta manera, después del aseo y el desayuno, sobre las 6 estamos a punto para iniciar la jornada. Las primeras horas son las que más cunden debido a la temperatura más fresca y a que los primeros kilómetros te cogen más descansado.

Salimos del albergue siguiendo la carretera hacia Vitoria. A esas horas el tráfico es escaso. El cielo aún está oscuro, pero las farolas no iluminan. Caminaremos por ella casi un par de kilómetros.


En esta etapa nos acompaña Gorka, estupendo y agradable compañero de viaje del que aprenderemos muchas cosas durante algo más de dos etapas que compartiremos. Le acompaña su inseparable perrita Blacky.



Pasaremos dos rotondas y en la tercera haremos un giro hacia la izquierda en el lugar que veis en la foto hasta la nave que tenemos enfrente. Luego a la derecha y poco después a la izquierda siguiendo la dirección de Gazeo.



Cereal a uno y otro lado es lo habitual. Mientras, las primeras claridades de la mañana se abren paso en la oscuridad aún reinante.


En algunos terrenos el cereal ya ha sido recolectado.



Y entramos en Gazeo. Aquí, lo primero que vemos es el ábside de la iglesia de San Martín de Tours (S. XIII), románica y con unas pinturas murales góticas en su interior.


Salimos de Gazeo y la dorada llanura nos acompaña de nuevo en nuestro caminar.


No podemos evitar el transitar por algún tramo de carretera local.



Pero enseguida nos desviamos por caminos rurales bien señalizados y mucho más tranquilos.


El sol empieza a asomar por las inciertas nubes que cubren el cielo.




A primeras horas el paso es todavía muy ligero.



Y llegamos a Ezkerekotxa donde nos llama la atención el ábside de la iglesia de San Román por contener un bonito ventanal románico.





El precioso ventanal presenta este aspecto, que lo afea un poco al no poder verse en todo su esplendor debido al cable de la luz (al que deberían haberle buscado otra ubicación). A la derecha, cómo se vería si no estuviera el cable. 



A la salida de Ezkerekotxa la tierras de labor y los pastos nos salen al encuentro de nuevo.



Este paisaje con un horizonte tan lejano es el que encontramos en todo el camino.



Los primeros rayos nos ofrecen esta bonita foto.


Pasamos junto a una balsa de agua, para uso agrícola.


Seguimos en todo momento por caminos agrícolas, entre campos de labor. Las flecha amarillas nos guían siempre en la buena dirección. Nosotros no nos desviamos a la localidad de Alegría/Dulantzi. Recomienda hacerlo para ver su bonita ermita románica de Nuestra Señora de Aiala.



Pero enseguida vemos delante nuestro la ermita de San Juan, antigua parroquia del despoblado de Arrarain, una de las más antiguas del románcio alavés.



Y llegamos a Elburgo, aproximadamente mitad de la jornada de hoy.



Lo que parece un lavadero o un abrevadero, estaba seco. Pero encontramos una fuente junto a ´le en la que saciamos la sed y llenamos cantimploras.



Pasamos por este crucero a la salida de la población.



Y alejados un tanto ya de Elburgo, volvemos la mirada para fotografiar la imponente estampa de la iglesia de San Pedro.



Caminos infinitos se pierden ante nuestra vista, pero hemos de recorrerlos para llegar a la meta.



El paisaje nos atrapa una y otra vez.

En un punto el camino nos da opción de desviarnos para visitar el Santuario de Estibaliz, pero nosotros lo obviamos y seguimos el trazdo oficial que nos conduce directamente a Villafranca.



 En la cercanía vemos Villafranca.



Iglesia de San Andrés de Villafranca.


Tras Villafranca, una recta nos conduce hasta Argandoña. Allí, frente a la iglesia de Santa Columba, descansaremos y tomaremos algo de comer. Son las 10,30 de la mañana y aún nos faltan unas 2 horas hasta Vitoria.



Iglesia de Santa Columba (Argandoña). Porche en la entrada.



Tras el descanso y la comida una foto de grupo. 
De izquierda a derecha: servidor, Alberto, Juan y Gorka.



La iglesia luce un bonito ventanal románico en el ábside.


Las columnas del ventanal están historiadas. En sus capiteles aparecen de izquierda a derecha:
un presbítero orando, una ciudad amurallada, una cabeza masculina, motivos geométricos, la cabeza de una dama y un águila cazando.



Tras el descanso, salimos de Argandoña. Unos 8 km nos separan de la capital alavesa.

Al poco de salir de Argandoña cogemos una carretera que se acaba y que nos obliga a seguir por la A-132. Transitaremos por su ancho arcén durante un buen rato hasta que encontramos en un cruce, la continuidad del camino a la izquierda. Podíamos haber seguido por la carretera hasta Elorriaga y Vitoria/Gasteiz. Esta segunda posibilidad pienso que da menos vuelta y es más corta. Pero nosotros elegimos la otra.


A lo lejos, encontramos las primeras fincas de la zona nueva de Vitoria/Gasteiz. Hacia allí encaminamos nuestros pasos.


Tras desviarnos de la carretera a la izquierda, seguimos por otra con menos tráfico durante unos 3oo metros hasta que la cruzamos para seguir por la derecha ahora ya por un camino rural.


Dejamos a la derecha una pista de aeromodelismo.



El campo no detiene su actividad en ningún momento, no tiene vacaciones.



Y entramos en la pequeña población de Arkaia.



                                  A la entrada encontramos la ruinas de unas termas romanas.


Frente a las termas encontramos una bolera.


Iglesia de la Natividad de Nuestra Señora de Arkaia.


A continuación llegamos al barrio de Elorriaga y pasamos por su iglesia, también tapada en parte por esta señal de dirección, a la que se hubiera podido buscar otro emplazamiento.


Tras pasar Elorriaga entramos en Vitoria/Gasteiz por su zona más nueva, concretamente por la Avenida de Santiago.



Baldosas como las de la foto guiarán ahora nuestros pasos. Intentaremos seguirlas porque están algo alejadas unas de otras. Estas señales nos llevarían a la Plaza de la Virgen Blanca, pero nosotros deberemos buscar la C/ Cuchillería, nº 87 ( Telf. 945 27 59 55), donde se encuentra el Albergue de la catedral, que sin ser un albergue de peregrinos propiamente dicho, acoge peregrinos. Hacia allí nos dirigimos.


Fachada del albergue de la catedral.
Al no ser un albergue específico para peregrinos podemos encontrarnos con que esté lleno, ya que se encuentra en pleno centro de Vitoria y está muy bien (el precio para peregrinos es de 10 euros). Recomiendo reservar antes para no llevarse una sorpresa.



Esta fue nuestra habitación que daba a la calle, por cierto, muy ambientada, llena de bares para tomar pinchos y vinos y con mucha animación al ser sábado.


Tras la comida y el descanso oportuno toca visitar la ciudad. La lluvia nos iba a impedir ver todo lo que hubiéramos querido, pero vimos lo suficiente como para decir que es una preciosa capital.



Justo detrás del albergue encontramos la catedral de Santa María (catedral vieja). No la pudimos visitar. Eso sí, entramos en el despacho parroquial a que nos cuñaran la credencial y nos explicaron que está en restauración desde 1994. Accedimos girando por la esquina de esta preciosa casa junto al albergue.



Calle Cuchillería desde el balcón de nuestra habitación.



La lluvia hizo desaparecer durante un tiempo a la gente, aunque más tarde volvieron a animar la calle.





Porche de la iglesia de San Miguel (S. XIV). 
En la hornacina del centro se encuentra la imagen de la Virgen Blanca, patrona de la ciudad.




Pórtico de la iglesia de San Miguel.


Detalle de la hornacina con la Virgen Blanca.



La iglesia de San Miguel se abra a la Plaza de la Virgen Blanca,  centro neurálgico de la ciudad.


En la explanada frente a la iglesia de San Miguel se encuentra la escultura que representa a Don Celedón, personaje al parecer basado en un vecino de Zalduendo que acudía a la capital en las fiestas animando a los visitantes a unirse a ellas y pasarlo bien. En su recuerdo, se creó este personaje que desciende desde la torre de San Miguel  con un paraguas  abierto hasta la Plaza de la Virgen dando así comienzo a las fiestas patronales de Vitoria.



Los Arquillos, calle porticada edificada en el S. XVIII.


Iglesia de San Vicente desde las escaleras de Los Arquillos.


Crucero en plena ciudad.






Calle Cuchillería. El moderno edificio de la derecha es el Bibat, Museo de Arqueología y Museo Fournier de naipes.



Edificio de aspecto medieval en el centro histórico de Vitoria.


Catedral de Santa María (catedral vieja).


Torre de la catedral de Santa María.



La catedral está en restauración desde 1994. El acceso presenta este aspecto, donde entre diferentes materiales de construcción y rehabilitación, podemos ver las campanas de la catedral.


Pórtico gótico de la catedral de una de las puertas de la catedral de Santa María, en obras de rehabilitación.



Ruta en el mapa.



Ruta en wikiloc.







Película de la etapa.

3 comentarios:

  1. Hola Emilio
    Los desniveles serán pequeños pero los kilómetros acumulados en las piernas de las etapas anteriores seguro que ya se van notando, aunque uno se acostumbra a todo.

    Muy bonita Vitoria....pero eso de una sencilla cena, no se si creérmelo jajaja.

    Un saludo
    Jose
    TROTASENDES BENICALAP

    ResponderEliminar
  2. Bonitos paisajes de las campiñas cerealistas y bonitas también esas pequeñas iglesias que adornan el camino. Y Vitoria, pues por las fotos ya se ve que es una ciudad preciosa y recoleta.

    A seguir en el camino.

    ResponderEliminar
  3. Hola Emilio.La verdad es que me gusta mucho este ''camino'' que habéis hecho.Como dice Jose,los kms,irán pesando,pero aquí aplicamos lo de ''sarna con gusto no pica''...jajaja..Saludos.

    ResponderEliminar