Seguidores

domingo, 6 de abril de 2014

GOLA DE LUCINO Y CUEVA DE LA ARAÑA (5/4/2014)



Por tercera vez me disponía a recorrer esta ruta, esta vez con dos tramos diferentes que las veces anteriores, pero con un resultado similar: el asombro antes dos excepcionales obras. Una natural, la impresionante garganta rocosa de la Gola de Lucino; y otra humana, las pinturas rupestres de la cueva de la Araña. 



Nuestra ruta comienza en un punto del camino de la Cadena, a unos cinco km del cruce con carretera CV-580, aproximadamente en el punto kilométrico 24. En este punto, vemos a la izquierda una estrecha carretera asfaltada, en malas condiciones, que posteriormente se convierte en pista de tierra. El desvío en la carretera está marcado con unos paneles indicando la Cueva de la Araña. En la primera bifurcación, tomaremos el ramal de la derecha y en los siguientes seguiremos la dirección a la cueva de la Araña siguiendo las señales. Un poco más adelante de donde paramos nosotros encontramos un poste de sendero donde también se puede dejar el coche. Eso va a gusto del consumidor.


Tras dejar los vehículos nos disponemos a seguir el mismo camino que traíamos, pero ahora andando.

Hemos de estar atentos ya que a unos 300 m de la salida encontramos un sendero a la izquierda que seguiremos y que nos introduce en el cauce del barranco. Este es uno de los tramos nuevos en relación a las dos anteriores visitas. En las otras ocasiones lo hicimos siguiendo la pista. Atentos por lo tanto para no pasarnos.

El sendero se introduce enseguida en el cauce. En este punto, no hay senda definida. Buscaremos los pasos más cómodos y fáciles.


Encontramos una primera poza, prácticamente sin agua lo que nos permitirá salvarla sin excesivas dificultades.


Antes decidimos que éste es un bonito lugar para hacernos la foto de grupo. Ricardo, Rafa, Jaime, Vicente Luis, Vicente y Carmen. Servidor agachado.


Tras la foto toca salvar la poza.


Restos óseos de animales. Encontraremos más en la rambla.


Aunque el cauce está bastante seco, encontramos rincones donde aflora el agua.


No es excesivamente dificultoso caminar por el interior del barranco. Únicamente, la dificultad derivada de tener que caminar sobre grandes piedras e ir mirando donde poner mejor los pies.


El cauce, bastante seco, nos facilitó el tránsito por el barranco. Con agua hubiéramos tenido algo más de dificultad para buscar el camino más fácil.


El caminar por el barranco hace amena la ruta.

Alguna pequeña trepada anima la marcha.


De vez en cuando, alguna pequeña poza.


Columna vertebral de alguna cabra montés de las que abundan por la zona.


En zonas donde la roca es más impermeable, es más fácil que encontremos agua.


Salimos del interior del barranco a una pista. Ahora caminamos más fácilmente.


Seguimos caminando un trecho. Las inmensas pinadas llenan de aire puro nuestros pulmones e impregnan de verde nuestras ansiosas retinas que no dan abasto ante todo lo que hay que ver.

Y llegamos hasta este punto conocido como acequia de los moros, de la que se conservan unos metros.

Aquí se puede observan este tramo de acequia excavado en la roca, que recogía el agua de la rambla.

Justo en este punto también encontramos una poza llena de nerviosas carpas de todos los tamaños, que se mueven en una y otra dirección.


A partir de aquí, dirección cueva de la Araña-Hongares, la pista asciende en fuerte pendiente.

En un recodo del camino tuvimos ocasión de encontrarnos esta cabra muerta recientemente, pasto de los moscardones. Una visión nada agradable. La crueldad de la naturaleza en vivo.


Las primeras rampas nos obligan a quitarnos ropa.


En este cruce de senderos seguiremos a la izquierda, dirección cueva de la Araña.


Una empinada pista nos lleva hasta la cueva de la Araña.


En esta pequeña explanada a la que llegamos tras un buena subida que nos hace emplearnos a fondo, encontramos estos paneles explicativos de la flora y fauna de la zona, de las pinturas rupestres que se encuentran diseminadas por el macizo del Caroig y las de la cueva de la Araña que vamos a visitar enseguida.



El camino cortado con piedras es por el que debemos seguir y que desciende por un corto sendero hasta los abrigos donde se encuentran las pinturas, encaramados sobre el barranco de Hongares. Encontramos un primer abrigo en el que es muy difícil distinguir alguna pintura, un segundo abrigo con dos secciones que es donde se encuentra el grueso de pinturas y un tercer abrigo sin barrotes en el que no hay ninguna pintura.


En este abrigo encontramos la mayoría de pinturas rupestres.



En la foto podemos apreciar que entre el hombre de Neandertal y el Homo Sapiens no hay tanta diferencia.


En los abrigos encontramos paneles explicativos que intentan ayudar a la localización de las pinturas.

Ahora paso a mostraros algunas fotos de las figuras que mejor podían apreciarse.


En esta se aprecian perfectamente tres ciervos.


Esta foto muestra en el centro una de las imágenes más conocidas de este grupo de pinturas. Es la de la recolección de la miel por parte de un individuo encaramado en unas cuerdas para acceder al panal.


Las escenas de caza también están representadas en estos grupos de pinturas. Aquí apreciamos también en ciervo.


Panorámica de los abrigos.


En este abrigo utilizado por los primeros hombres desde los más remotos tiempos, aprovechamos para descansar y avituallarnos un poco.


Tras el almuerzo, retomamos la ruta. Ascendemos el sendero de nuevo hasta la explanada.


Ahora descenderemos unos 400 m  y  estaremos atentos a un sendero que asciende a la izquierda de la pista. Este sendero nos evita tener que bajar hasta el cruce que vimos antes y que conducía hasta la Gola de Lucino. Por este bonito sendero atajaremos. Este es el segundo tramo diferente con respecto a las dos veces anteriores. Y la verdad es que el sendero es corto pero bonito.


Pasamos por la base  de este puntiagudo risco.


El sendero nos lleva hasta el camino que nos conduce hasta la Gola de Lucino, pero antes nos ofrece esta bonita panorámica del cauce del barranco.


Salimos en este punto, al lado de una caseta de control de una conducción de agua. Ahora seguiremos las marcas blancas y amarillas del PR hasta la Gola de Lucino.


A algo más de 100 m de la caseta, el camino se estrecha y se introduce en el barranco.

Primero transcurriremos por la parte más ancha. Poco a poco el cauce se irá estrechando y las altas paredes nos envolverán.

Durante el recorrido seguiremos las marcas del PR que nos irán conduciendo por los paso menos complicados.

Hasta tuvimos ocasión de ver cocodrilos (con un poco de imaginación, claro).


El paisaje que nos envuelve es impresionante.


Aquí empieza lo bueno. El barranco se estrecha. 


En este recodo empieza el espectáculo. Es preciso posar.


Espectáculo puro.


La estrecha garganta nos envuelve. 
Quedamos admirados por su espectacularidad.


Tanta magnificencia nos empequeñece.


Habremos de salvar algún escollo con pequeñas trepadas teniendo cuidado, ya que la piedra, está muy pulida por la acción del agua. En esta ocasión estaba muy seca y ofrecía un buen agarre. En mojado sería otro cantar.


En este punto, se termina nuestra ruta, con nuestro medios, no podemos salvar la pared y aquí nos quedamos.

Aún subimos un poco para hacer una foto desde esta parte.


De nuevo toca volver y lo que antes subimos ahora toca bajarlo, tal vez con más precaución que antes.

Y volvemos de nuevo a la parte más ancha. Aún seguimos impresionados.


Este tramo más ancho también presenta tramos bonitos de transitar.

Volvemos a pasar por la caseta de la conducción de agua y por la poza en la que desembocó el sendero por el que atajamos. Ahora, seguiremos de frente, sin cruzar el río. Lo haremos un poco más adelante.


Antes de salir a la pista, hemos cruzado el riachuelo por encima de un tronco.


En seguida veremos frente a nosotros la casa de Roig .


 Y en las paredes del barranco encontramos este abrigo que de seguro ha servido de corral.


En este punto de la ruta, es preciso meterse a la izquierda del camino por un senderillo, dirección charco de los Morteros, que nos va a llevar hasta la acequia de los moros por dentro del cauce del río, por lo que disfrutaremos de las vistas de bonitas pozas durante el recorrido. Nosotros seguimos unos 200 m por la pista hasta que nos dimos cuenta y volvimos hacia atrás. Este tramo aparece en el trakc y debe evitarse.


Encontramos junto al camino algunos restos de fósiles, como la concha de la foto.


Estas pozas invitan al baño, aunque ninguno nos atrevimos a ello: tal vez aún no sea época.

Los colores turquesa y esmeralda predominan en estas puras aguas.


El colorido de estas aguas y la vida que en estas pozas bulle son síntoma de su pureza y nula contaminación.


Era inevitable un pequeño receso en este idílico lugar para refrescarnos y admirar esta belleza.


No pudimos evitar fotografiarnos en tan bello lugar.


Este tramo de cauce es bastante espectacular debido a las pozas que encontramos en él, aunque las veces anteriores discurría mayor cantidad de agua.

De nuevo salimos al cruce de sendas, junto a la acequia de los moros.


El Cazuma en la acequia de los moros.

Desde aquí y hasta volver al lugar donde aparcamos los coches, discurriremos por la pista del denominado camino de la Cadena, que transcurre paralelo al barranco que recorrimos por la mañana.

El calor apretaba ya a estas horas. 

Desde el camino observábamos en muchos puntos de la pista el cauce seco del barranco por el que fuimos por la mañana.

Tras unas 5 horas desde que comenzamos, llegábamos al lugar de inicio. Ahora tocaba comer algo, como casi siempre. En este caso lo hicimos ya de camino a casa, concretamente en Bolbaite (Rte. El Molino) junto al puente que cruza el río a la entrada de la población.


Una animada tertulia acompañó la comida.



Un buen gazpacho ayudó a recuperar las fuerzas gastadas durante la ruta.

Tras la comida, un paseo por los alrededores para bajar la comida y estirar las piernas. La proximidad del río nos animó a bajar a su cauce.

El río Bolbaite a su paso por la localidad.


Tuvimos ocasión de ver algunas de las pozas que el río forma en este tramo.


Poza cristalina. En algún punto presentaba bastante profundidad.


La vida se abre paso.


Otra refrescante imagen de esta bonita poza del río de Bolbaite o Sellent.


Con este paseo dimos por terminada estupenda jornada senderista marcada por el buen tiempo y la excelente comapañía.


Resumiendo: Interesante ruta de unos 13 km, de dificultad baja, sin fuentes de agua durante el camino, que nos permite ver una maravilla hecha por el hombre hace miles de años (las pinturas rupestres de la cueva de la Araña) y una maravilla de la naturaleza de tal vez millones de años como es la Gola de Lucino, en el cauce del río Cazuma.


Nuestra ruta en el mapa.



Trakc de la ruta.


                                      


Vídeo de la ruta.


                  

20 comentarios:

  1. Amena ruta Emilio; esas pozas como dices invitan al baño y el estrechamiento sencillamente excepcional. La verdad, toda esa zona tiene un potencial excursionsita de primer orden, con rincones tan bellos como el que nos has mostrado.

    Saludos y hasta otra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Javi! Es curioso cómo a pesar de la sequía y las claras muestras de falta de agua en el barranco, podemos encontrar esas cristalinas pozas en puntos concretos. Además de las pozas, podemos disfrutar de un entorno natural privilegiado y de gran potencial como bien dices.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. ¡Hola Emilio!.
    El cambio de tercio que hicimos a última hora fue todo un acierto; ya que de haber realizado la ruta prevista por Gestalgar, no hubiéramos podido deleitarnos con esas pozas de aguas cristalinas y transparentes, llenas de vida por, como tu dices, su nula contaminación; ni hubiéramos podido recorrer la sorprendente y atractiva Gola de Lucino, ni habernos trasladado a la época de nuestros antepasados y maravillarnos de esas preciosas pinturas rupestres.
    Tus fotografías y crónica,...¿qué decir que no haya dicho ya?...Exquisitas. La camadería, como siempre, envidiable. Y la comida, seguida de su tertulia y posterior paseito, inolvidable.
    Un abrazo, y hasta el próximo sábado en Tales.
    Ricardo Vivó

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Ricardo! Estupenda día de senderismo con un clima fabuloso y una buena armonía, como siempre. A repetir.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Hola Emilio

    Hace tiempo que tenía miradas rutas por la zona, pero esta propuesta tuya es muy buena. Creo que no tardaré en seguir tus pasos

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Jesús! Pues ya sabes, a acercarse a Bicorp. Te sorprenderá.
      Saludos.

      Eliminar
  4. Hola Emilo.

    No os quejareis por variedad, menuda ruta completa, no sabría con que quedarme, puesto que ese estrecho es una pasada, ¿sabes si está equipado para el descenso?, pero lo humilde que se siente uno cuando está frente a una obra de miles y miles de años como es el caso de las pinturas rupestres...
    Cuidado con los cocodrilos!!! jajaja.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Dani! El tramo de estrecho no es muy largo, pero impresiona. No sé si está equipado o no. En el punto en el que nos detuvimos porque no se puede subir (al menos con los medios que llevábamos) había una cuerda, señal inequívoca de que alguien ha bajado o subido por allí. El tramo que seguimos no requiere de equipamiento especial. Y los cocodrilos, ya ves el tamaño que presentan.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Muy buena pinta tiene esta ruta Emilio, barrancos, pozas de gua que invitan al baño y ese tesoro cultural que son las pinturas rupestres. Tomo nota, saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola José Ramón! Las pozas son realmente bonitas por los tonos azul turquesa y esmeralda de sus transparentes aguas y la garganta de Lucino, impresionante. Vale la pena. En cuanto a las pinturas rupestres, todo un lujo al alcance de cualquiera.
      Un saludo.

      Eliminar
  6. Hola Emilio
    Bueno pues solo por esas pozas, ese barranco, esas pinturas, vamos por todo vale la pena esta ruta. jajaja

    Una ruta muy chula y con unas pozas perfectas para el verano, ahh!! y me llama la atención la buena conservación de las pinturas, que dure, que dure la cosa...

    Un saludo
    Jose
    TROTASENDES BENICALAP

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Jose! Una estupenda ruta, llena de prehistoria y naturaleza a partes iguales. Esas pozas seguro que harían vuestras delicias y las pinturas, ya ves, miles de años aguantando casi a la intemperie y ahí están.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Hola Emilio!
    Una ruta que tengo en mente demasiados años..!
    A veces hay que romper esa inercia pasiva que producen algunas excursiones sin ninguna razón fundamentada.. qué se yo!
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Vicente! A todos nos pasa lo que a ti. tenemos muchas rutas en nuestra agenda y no sabes muy bien porqué nunca llega su día.Pues te invito a que realices ésta porque estoy seguro que os gustará. tiene alicientes suficientes para realizarla.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Hola Emilio.
    Una ruta muy completa, entre las dos obras que mencionas, yo me quedo con la natural, la de la Gola de Lucino.
    Hace dos años se podía llegar hasta el final pero no así subir la última pared, pues habían quitado los agarres. No se como estará ahora.
    Sea como sea, muy bonita.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola José Luis! Desde luego la ruta tiene elementos suficientes para que se le rinda una visita. Bien sean naturales o humanos. Yo no percibí agarres aunque como dije a Dani, una cuerda si que se veía en el último tramo inaccesible por medios normales.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Publico textualmente un comentario que dejó Sugoi en esta entrada y que borré sin querer.

    Sugoi. Montañismo en Iberia ha dejado un nuevo comentario en su entrada "GOLA DE LUCINO Y CUEVA DE LA ARAÑA (5/4/2014)":

    Ya he estado dos veces en esos sitios,la primera vez todavia no se habia inventado el senderismo!!! Pues ruta sorprendente, lastima que este verano no se pueda sacar el cien por cien en esa zona por la sequia, el otro dia volviendo de ruta con trotasendas salio el tema de tu ruta , ya veremos si vamos en verano por alli, saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Sugoi! Es una pena que la sequía seque estos cauces que ya de por sí llevan poca agua, pero aún así hay tramos en los que se puede disfrutar de pozas de cristalinas aguas. Podéis hacer una visita que no os defraudará.
      Saludos

      Eliminar
  10. Hola. Como aficionado al senderismo (grupo senderismo Chella) no me queda otra que darte las gracias por tu magnífico blog. Hay un montón de información recopilada a lo largo de los años y un sinfín de fotografías.
    Muchas gracias por compartir. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Fran! Muchas gracias por tu comentario y me alegro de que mi blog te parezca interesante. Intento transmitir mis vivencias en la naturaleza para que todos aquellos amantes de ella puedan disfrutar como yo lo hago. Si le sirve a alguien, ya me doy por satisfecho. No tengo más pretensiones. Gracias de nuevo y un saludo.

      Eliminar